Austeridad en las instituciones públicas: deshacerse de los edificios innecesarios

Artículos Revistas
10-ene-2011
2.360
0

Por Albert Calderó

Esta es otra entrega de la serie de artículos proponiendo ideas prácticas para los planes de austeridad que todas las instituciones públicas deberían estar poniendo en marcha en la actualidad.

Una buena forma de ahorrar en las instituciones públicas es deshacerse de los edificios, instalaciones, terrenos y en general de las propiedades inmobiliarias que no sean imprescindibles para el funcionamiento de los servicios públicos, vendiendo las que sean de propiedad y rescindiendo contratos de las que sean de alquiler.

En el mes de junio de este año el Presidente Obama publicó una orden presidencial para poner en marcha un plan urgente de venta de propiedades federales ("Disposing of Unneeded Federal Real Estate" - Federal Register, Vol. 75, No. 115, Wednesday, June 16, 2010 / Presidential Documents, page 33987). Un estudio previo del Office of Management and Budget había analizado los 1.200.000 edificios de la administración federal llegando a la conclusión de que existían 14.000 propiedades inmobiliarias innecesarias para los servicios, y 55.000 edificios federales más muy infrautilizados, ello sin contar las instalaciones militares en desuso, que están siendo objeto de otro plan independiente de reducción.

 

 

El mantenimiento de propiedades públicas innecesarias, además de suponer un activo financiero inutilizado, acarrea grandes gastos de mantenimiento, de conservación, de vigilancia y otros similares perfectamente inútiles.

El plan de Obama prevé obtener al menos 3.000 millones de dólares de ahorros al final del ejercicio de 2012, sumando los ingresos obtenidos de las ventas y los ahorros en gastos operativos. Aparte, el cierre de bases militares norteamericanas y la concentración de la actividad en las restantes está planificado que reporte 5.000 millones de dólares más de ahorros para el mismo período presupuestario.

En paralelo, la administración federal se ha planteado que mientras la tecnología informática ha permitido al sector privado compactar y reducir cada vez más los centros de datos, en cambio en el sector público federal se han multiplicado, en contra de la eficiencia y del sentido común. Otro plan prevé una ambiciosa y compleja operación de concentración de información y de capacidad de gestión de datos en un número muy inferior de centros, a lo largo de los próximos cinco años.

En España muchos edificios innecesarios resultan también de la fragmentación excesiva de las dependencias públicas a lo largo de la prolongada etapa expansiva del gasto público de los últimos treinta años. Sobre todo la tendencia a la escasa coordinación y a la creación de "reinos de taifas" en cada departamento o concejalía ha conllevado la duplicación de todo tipo de servicios, incluyendo muchos de los que permitirían grandes economías de escala de haberse mantenido unificados.

La venta de propiedades públicas debería hacerse sin perder capital social, es decir, no vendiendo a cualquier precio, e invirtiendo los resultados en amortizar créditos o en inversiones económicamente productivas, no en aliviar déficits estructurales ni en gastos corrientes.

Comentarios



c/ València, 73, pral 1a 08015 Barcelona - Tel.: 901 100 032
Inscrita al Registre Mercantil de Barcelona, Volum 11303, Llibre 10108, Secció 2a, Foli 18, Full núm. 131675
© ESTRATEGIA LOCAL, SOCIETAT ANÒNIMA - CIF A-59108522