Las masas aún domables ante un buen speaker (por Casilda Güell. Publicado en REGI, revista electrónica sobre desarrollo de la gobernanza en las instituciones públicas, nº 2. Enero de 2008).

Artículos Revistas
07-ene-2008
2.112
0

Tony Blair fue Prime Minister de UK desde el 2 de Mayo de 1997 hasta el 27 de Junio del 2007. Estudié en la London School of Economics en el departamento de Ciencia Política desde 1996 hasta el 2005. El gurú espiritual del New Labour, el sociólogo Anthony Giddens y toda su teoría sobre el Third Way se estaban cocinando al final de los 90 en la LSE. Giddens sería director de LSE desde 1997 hasta 2003. El triángulo Anthony Giddens (ideólogo del Third Way (giro hacia el centro del Labour), Peter Mandelson (el director de Comunicaciones del Labour party e inventor del término New Labour con políticas más pro-mercado) y Alistair Campbell (spindoctor de Blair y catalizador de estas nuevas ideas) congenió a la perfección y permitió una época de poder aplastante del Labour en el poder en la figura de Tony Blair.

En cuanto a política doméstica se refiere, Blair incrementó el gasto público en educación y salud, introdujo el salario mínimo, el pago de matrículas para los estudiantes universitarios y reformas constitucionales como la devolución de Escocia y Gales. La economía inglesa bajo sus mandatos funcionó bastante bien. En cuanto a política internacional, contribuyó significativamente al proceso de paz en Irlanda del Norte. Blair apoyó incondicionalmente a USA en su guerra contra el Islam y en las invasiones de Afganistán en 2001 y de Irak en 2003 creyendo que Irak poseía armas de destrucción masiva. Fue muy criticado por ello. Sin embargo, no soy quien para hacer un juicio de valor sobre la era Blair. La historia le pondrá en su lugar como hace con todos los líderes políticos a su debido tiempo.

Hoy, en recuerdo de su último speech como Prime Minister el 26 de septiembre del 2006 que aquí reproducimos en inglés y en español y que resume perfectamente sus ideales, quisiera hablar de su gran arma política: su capacidad de hablar en público.

Blair siempre tuvo como mayores enemigos a sus compañeros de Partido, los miembros del Old Labour porque la política de Blair era mucho más conservadora que la de cualquiera de ellos. Sin embargo, al final de sus speeches, todos ellos acababan llorando o asintiendo embobados. Su oratoria es también la característica que le distinguió enseguida de su más directo rival, Gordon Brown. Blair y Brown compiten por el liderazgo del partido laborista desde 1994 pero Blair siempre tuvo más apoyo del público.

¿Cuáles son las características de este speech triunfante? Blair es carismático e informal. Su speech es tan bueno que lo han copiado muchas agencias de ventas por teléfono. Blair habla con una gran seguridad y parece poseer razón y conocer la verdad. Su fuerte convicción religiosa es de gran apoyo en este caso. Además, Blair sabe hacer todo el teatro necesario en público. Blair no sólo no tiene miedo al público. A Blair le divierte el público y, si es hostil, le divierte aún más. Sabe parecer dolido ante las críticas y, a la vez, reaccionar a ellas con rapidez y eficacia. Sabe hacer pausas cuando es necesario, entonar bien y no aburrir. Blair habla con calma (la celeridad del discurso denota inseguridad), acompaña su discurso con gestos contundentes y vigorosos, sus discursos nunca son demasiado largos y las ideas siempre están muy claras. Manda mensajes claros y directos. Llega a la gente. Por ejemplo, su mensaje al partido al partido en 1996 al ser elegido líder del Partido fue conciso. "Mi prioridad es educación educación educación".

Blair es un gran profesional de la oratoria tanto en el sentido clásico como fórmula para conseguir más votos como en el sentido más moderno porque usa la oratoria como un canal muy útil de marketing político y venta de su imagen e ideas. No lo duden. Blair ha preparado su discurso en casa, ha tomado notas y ha ensayado. Cela decía que "Inspiración es levantarse a las 5 de la mañana" Todo el trabajo previo contribuye a su seguridad a la hora de presentarlo.

Recordando el manual de Jordi Moretones i Suñol El príncipe de la oratoria publicado por Estrategia Local, "El éxito de de una comunicación oral asegura un impacto profundo e intenso del mensaje y la plena consecución del objetivo, como en ninguna otra situación. Hablar en público es un acto que ayuda a incrementar y consolidar el liderazgo y que ayuda a difundir ideas. Hablar en público es un acto de seducción y persuasión". Blair es un maestro de la oratoria.

Comentarios



c/ València, 73, pral 1a 08015 Barcelona - Tel.: 901 100 032
Inscrita al Registre Mercantil de Barcelona, Volum 11303, Llibre 10108, Secció 2a, Foli 18, Full núm. 131675
© ESTRATEGIA LOCAL, SOCIETAT ANÒNIMA - CIF A-59108522