El trabajo de los técnicos en la Administración: métodos de organización y recursos humanos

Docs Jordi Oliveres
07-jun-2001
2.939
0

(Ponencia de Jordi Oliveres en el Curso Rorqual de Estrategia Local, junio 2001)


1. Los técnicos tienen poder.

Las capacidades técnicas de conocer y comprender los fenómenos, de identificar problemas y definir soluciones, de poner en práctica las soluciones, significan poder.

2. El poder de los técnicos tiene que actuar a favor de la institución y no en contra.

Se necesitan métodos directivos, organizativos y de recursos humanos para hacer que las capacidades técnicas sean un activo de la institución y no un pasivo, una herramienta para conseguir los objetivos de la institución y no un obstáculo.

3. Algunos métodos para llevar en la práctica la tesis anterior:

3.1. Una institución nunca tiene que disponer sólo de un solo técnico de cada especialidad. Hay pocas cosas técnicamente incuestionables. Es normal que los técnicos discrepen en muchas cosas. Pero si una institución sólo dispone de una persona en un determinado campo técnico esta persona inevitablemente se convierte en "propietaria" de esta tecnología, e incluso sin querer, tenderá a manifestar de manera contundente "lo que se puede hacer y no se puede hacer" desde su particular visión. Puede fácilmente influir de manera abusiva en las decisiones. Por lo tanto hay que tener dos de cada como mínimo, y mejor dos a tiempo parcial que uno a plena dedicación, y que ocupen posiciones distantes en la estructura.

3.2. Se tiene que pactar individualmente con cada técnico cuál (y cuánto) trabajo concreto hará en un periodo de tiempo con qué recursos y a cambio de qué compensaciones. Un técnico no tiene que poder decidir en cada momento si tiene tiempo o no tiene tiempo para hacer un trabajo que se le pretende encargar.

3.3. Un técnico siempre tiene que hacer trabajo técnico y basta. Es siempre un error pensar que un técnico por el hecho de serlo puede ser un buen jefe, de personal administrativo, o de operarios. Un buen jefe de personal administrativo, o de operarios, es un buen administrativo, un buen operario, que además sabe o ha aprendido a mandar.

3.4. Los técnicos generalmente no son buenos haciendo cualquier trabajo que tenga que ver con sus conocimientos. Cada técnico hace bien ciertas cosas y no tan bien otras cosas. Por ejemplo, generalmente los técnicos que son buenos haciendo trabajos regulares, metódicos, sistemáticos, son malos haciendo trabajos creativos, imaginativos, experimentales, y viceversa. Hay que adaptar los trabajos a los perfiles profesionales de cada técnico.

3.5. Siempre que una institución tiene más de un técnico de un tema (que tendría que ser siempre) tiene que crear una doctrina técnica de la institución. Cada técnico no tiene que poder tener criterio propio y particular sobre los temas que a menudo necesitan un pronunciamiento de la institución. El criterio técnico tiene que ser homogéneo. Hace falta crear instrumentos de puesta en común por parte de los técnicos de criterios sobre los temas polémicos más habituales y explicitar acuerdos sobre la doctrina técnica de la institución en aquel tema concreto.

Comentarios



c/ València, 73, pral 1a 08015 Barcelona - Tel.: 901 100 032
Inscrita al Registre Mercantil de Barcelona, Volum 11303, Llibre 10108, Secció 2a, Foli 18, Full núm. 131675
© ESTRATEGIA LOCAL, SOCIETAT ANÒNIMA - CIF A-59108522